A todas nos gusta estar elegantes y atractivas en las bodas. Son eventos en los que aprovechamos para estrenar vestido, estrenar zapatos, pasar de nuevo por la peluquería, maquillarnos de forma diferente… pero en verano y con las altas temperaturas que se registran durante los meses de julio, agosto y septiembre (incluso en mayo y junio en muchas zonas de España), a veces es complicado llevar con “dignidad” nuestro modelito sin que el calor lo desluzca.

Hoy te vamos a dar algunas ideas muy útiles para lucir bellísima en las bodas a las que asistas este verano.

  1.       Sandalias elegantes y cómodas ¡Sí, gracias!

Es imprescindible elegir bien el calzado, ya que tus pies deben aguantar en perfecto estado durante horas y un calzado de mala calidad podría arruinarte el día. Lo mejor es que optes por calzado fabricado en piel 100%, mejor elegir sandalia para tener el pie más fresco y en cuanto al tacón… esa es una elección muy personal, pero lo suyo es que elijas un tamaño de tacón con el que te sientas cómoda y segura de ti misma.

Te proponemos estos 3 modelos de sandalias muy veraniegas y elegantes:

sandalias para bodas en verano

  1.       Pamelas contra el Sol

Las pamelas son un complemento perfecto para aquellas bodas en las que la luz y el calor sean omnipresentes. Darán sombra a tu rostro y evitarán que sudes más de la cuenta. Pero ¡Cuidado! Recuerda que sólo son adecuadas para bodas de día y que deberás quitártela a la hora de comer.

  1.        Gafas de sol ¡Por supuesto!

No vale cualquier tipo de gafas de sol… intenta elegir un modelo fino que combine bien con tu vestido, pero que no destaque sobre él. Las gafas de sol en las bodas veraniegas son un must, pero no a cualquier precio.

  1.       Maquillaje waterproof

Evita el maquillaje líquido y todos aquellos productos incompatibles con las altas temperaturas ¡No querrás que se derrita a mitad de la boda! Mejor opta por maquillaje en polvo, pintalabios de larga duración y en general productos de maquillaje adecuados para este tipo de ambientes de verano “extremos”, que incluso en algunos casos incluyen protección solar. Si quieres seguir perfecta a última hora, no olvides meter en tu bolso un “mini kit de supervivencia” con toallitas antibrillos, etc.

  1.        Vestidos fresquitos y vaporosos

Normalmente la norma dicta que se debe ir de corto de día y de largo de noche, pero en cualquier caso te aconsejamos que evites “embutirte” en vestidos muy pegados al cuerpo que aumenten tu sensación de calor y te hagan sudar. Elige texturas fresquitas con las que tu cuerpo respire cómodo.

Aquí te mostramos dos ejemplos publicados en la cuenta de Instagram @invitada_perfecta:

outfits para bodas

  1.       Blanco nunca, pero colores claros siempre

Evidentemente no tienes porqué elegir un outfit en tonos claros si prefieres uno un poco más oscuro, pero debes tener en cuenta que los colores oscuros retienen más el calor, por ello te recomendamos azules cielo, amarillos, estampados con tonos claros… eso te ayudará a mantener mejor el tipo durante las horas de mayor temperatura (desde las 11 de la mañana hasta las 5 de la tarde más o menos).

Eso sí ¡Nunca de blanco, of course! El blanco y los tonos muy parecidos al blanco mejor evitarlos… hay que estar guapa, por supuesto, pero nunca se debe robar el protagonismo de la novia.